Entradas

CON-FORMARSE (Discurso de Graduación de las promociones 2019-2020 y 2020-2021 del IES José García Nieto)

Imagen
Las palabras. La importancia de las palabras. Unión melodiosa de sílabas que develan u ocultan lo real. Develar –quitar el velo- o velar –ocultar-. ¡Qué misterio el de las palabras y qué importancia su buen uso! De él depende que el misterio de la realidad y de nuestra vida pueda manifestarse o que, lo que es peor, sea enterrado por un lenguaje que nos oculte lo que realmente somos. ¿Por qué hablar de palabras en esta tarde de celebración? Porque no puede haber celebración sin reflexión, sin vuelta sobre uno mismo, para comprender quien soy. Porque solo quien sabe quién es y hacia dónde debe encaminarse es el que tiene algo que celebrar. Y eso es toda reflexión, toda vuelta a sí, una llamada a conformarse. Conformarse. Esa es nuestra palabra. Retengámosla antes de que vuele y se sublime en cálido e inaudible gas aéreo. Conformarse. Repitámosla a fin de saborearla. Hay un conformarse propio tanto del conformista como del inconformista.  Es del conformista el amoldarse. Es el hombre-masa

LEER Y LEER

Imagen
(Publico una entrada antigua de Miguel García-Baró. Impresionante. ¡Qué pena que haya sido la última de su colaboración en Entreparéntesis!). ¿Para qué leemos? ¿Para qué escribimos? ¿Se trata de dos preguntas que en realidad equivalen? ¿Podríamos asegurar que también se les iguala el sentido de la cuestión de por qué pensamos? Pascal , ese desengañado excesivo del ser humano, decía que por lo general leemos para poder decir que hemos leído. Sobre todo, los profesores y los llamados intelectuales (profesionalmente intelectuales, según esta palabra que aunque esté anticuada no queremos dejar caer de la boca). Alguna vez he recordado la estupenda anécdota del catedrático de provincias que empezaba su curso diciendo al grupo de pobres matriculados en él que entre ellos y su profesor había una distancia de 5000 libros. Y en mi biblioteca hay buen número de piezas que caen dentro de la clase  literatura defensiva , o sea, la de todo aquello que el joven profesor inexperto y

¡HIPÓSTASIS!

Imagen
--> (Para mis alumnos de 2º de Bachillerato de la promoción 2018-2019 del IES José García Nieto.  Con inmenso cariño). ¡Ay del griego! ¡Ojalá supiésemos griego! Sabríamos qué significan prósopon e hipóstasis . Dos palabras griegas que merecen atención. La primera – prósopon - derivó en la latina persona . Con ella griegos –y luego romanos- designaban a las máscaras que los actores utilizaban en la representación de las tragedias. Hipóstasis palabra más compleja ya que indica lo que permanece ( stasis)   por debajo ( hipo). Tecnicismo que se utilizó para intentar explicar la cristiana teología trinitaria que afirmaba que Dios era uno (en su naturaleza) y tres (en sus hipóstasis ). Palabra que la filosofía medieval (Ricardo de San Víctor y Tomás de Aquino) transformaron en la latina subsistentia (subsistencia) con el fin de explicar qué es una persona humana. Esa es la cuestión, nuestra gran cuestión. ¿Quiénes somos? ¿Quién soy? ¿Soy prósopo n o hipó

DE PROFUNDIS (Discurso de Graduación de la Promoción 2018 del I.E.S. José García Nieto)

Imagen
De profundis. (Desde lo hondo). Dos palabras que vienen a mi mente y a mi corazón. Desde lo hondo quisiera hablarte en esta mi última lección, si así puede llamarse. Desde lo hondo de mi corazón, entendiendo por corazón no solo la facultad sentimental de la persona sino como lo hace el pensamiento hebreo. Para este, el corazón (lev) es el núcleo más íntimo de la persona. Allí donde aparece, más allá de toda apariencia y de toda máscara, lo que realmente uno es. Allí donde uno se encara consigo mismo y, según los hebreos, también con Yavhé, con Dios. Desde ahí me gustaría comenzar mi última invitación a mirar a lo profundo con el fin de que la verdad se nos muestre, se nos regale, como dádiva preciosa que nos permita dar luz y animar nuestra vida cotidiana. Eso es, ya lo sabes, la auténtica filosofía, aquella que busca esa verdad que, si lo es, pide encarnarse en nuestra vida. Sócrates, como siempre, nos indica cuál debe ser la dirección de nuestra mirada: la muerte,

PENSEMOS, PENSEMOS, SEAMOS LIBRES

Imagen
(Me atrevo a publicar la última entrada en el blog Entreparéntesis -http://entreparentesis.org/pensemos-pensemos-seamos-libres/ - de mi gran maestro Miguel García-Baró. En una época de tanta sofistería que intenta pasar por filosofía, viene bien una bocanada de aire fresco que nos recuerda lo que de verdad es Filosofía). Hay hoy dos géneros de literatura  que se presenta como filosófica: el que se cultiva habitualmente consiste en exponer en otras palabras, con mejor o peor fortuna, lo que ya otros han dicho; el que apenas se cultiva consiste en ofrecer al lector los frutos del propio pensamiento de quien firma el texto. En el primer género  hay trabajos de orden puramente histórico y hay otros que, dedicados a autores próximos en el tiempo, se aventuran a comparar a unos con otros. En ambos casos, el buen éxito está en lograr argumentar más claramente y exponer con más lucidez lo que se lee peor en las fuentes. Pertenecen al segundo género los trabajos que, después de re

DILIGE ET QUOD VIS FAC! (A mis alumnos de 1º de Bachillerato del IES José García Nieto. Curso 2016-2017)

Imagen
No me gustaría acabar este curso tan especial, al menos para mí, sin dirigiros unas últimas palabras. Pero me gustaría que fueran dirigidas a cada uno de forma personal. Por ello, cambio el plural por el singular. ¿Qué quisiera decirte? Lo primero, ¡gracias! Gracias por haberte podido conocer, gracias por haberte podido hablar de lo que llevo en el corazón, gracias por haber podido pensar y, sobre todo buscar, junto a ti. Comenzábamos el curso con Sócrates. El descubrimiento de su figura, de su búsqueda y de su vida, sobre todo de esa vida entregada, te acercaron a esta cosa que, gracias a él, llamamos Filosofía. ¿Qué es Filosofía? Espero que hayas profundizado en que la filosofía es la búsqueda de la Verdad, de esa Verdad que te cerca, que te abraza, quizás que te busca y que quiere que seas lo mejor que puedas llegar a ser. La Verdad no es algo abstracto, sino concreto. Es la que te exige que seas mejor, que vivas conforme a lo que eres: Persona. Es decir, que pr

EN-SAIGNER

Imagen
(Fabrice Hadjadj es uno de esos filósofos auténticos que siguen llevando en sus venas la sangre de Sócrates. Es un tábano cicatero que te invita a pensar, que te remueve por dentro y que apunta tu mirada en dirección a la Verdad que, debido a la comodidad, resulta muchas veces estremecedora pero no por ello menos fascinante. Podrás o no estar de acuerdo con su propuesta pero merece la pena leerlo. Sus palabras tienen el olor de la Verdad. Es por ello que me atrevo a publicar un pequeño artículo de él sobre Enseñar, ¿o más bien Educar? Atrévete a leerlo, merece la pena). Aprovechando este juego de palabras facilón,  podríamos juzgar el valor de una enseñanza determinada: ¿Dais vuestra sangre al enseñar? ¿Hay algo en lo que transmitís que haga que merezca la pena darla, es decir, algo por lo que estéis dispuestos a sufrir, porque ese algo es fuente de alegría? Así se puede plantear crudamente la cuestión de la finalidad de un comienzo de curso. Porque no basta con entrar de nuev